sábado, 19 de junio de 2010

Explorando nuevos horizontes

Me encuentro en una relación.

Sí, LJ-90, el mismo sujeto que ha escrito en numerosas ocasiones sobre como no cree en las relaciones y que escribió un post entero sobre como estas son simplemente egoístas, tiene enamorada.
La razón por la cual escribo este post es porque hoy cumplo un mes, y quería hacer algo especial. Durante los primeros días de nuestra relación ella hizo un par de comentarios, que no pasaban desapercibidos, de cómo no hablaba de ella en este espacio. Asumo que habrá pensado mejor el tema ya que lo dejó de tocar a los pocos días, pero en mi caso, yo no pude dejar ir el tema, tanto que me encuentro escribiendo esta entrada.
¿Por qué no aceptaba la relación en mi blog, en especial cuando ya la había aceptado frente a mis amigos, familia y conocidos mediante presentaciones informales y paginas como Facebook? No estoy seguro, supongo que por el miedo a que la relación acabe y todos los que conozco se enteren, al ser la primera relación en la que me encuentro, y espero que sea la única realmente, aún tengo miedo en algunas cosas.
Al principio de la relación estaba nervioso, tanto que me cuestionaba si haber entrado a la relación fue un paso correcto o no, me cuestionaba cada momento que pasábamos juntos, me preguntaba si lo que sentía era normal o no, correcto o incorrecto, en fin, multitud de dudas cruzaban mi mente. Debo resaltar que la mayor interacción que había tenido con Alejandra, su nombre, se había dado a través de la computadora. Nos habíamos conocido en una clase de la universidad, pero nunca hablamos mucho, casi nada diría yo, pero nos hicimos amigos por Messenger. Pasado el tiempo seguimos hablando más y más, los correos pasaron a ser mensajes de texto, y de ahí, y con algunos traspiés, se pasó a las llamadas por teléfono, que duraban hasta altas horas de la noche (para ser exacto, una duro hasta las 6 de la mañana)
Tiempo después quedamos en vernos y ¡voila! Terminamos en una relación. Las dudas que me plagaron al principio fueron si no había saltado muy rápido, que sí todo lo que pasaba era normal o correcto. Me cuestione sobre si extrañaría nuestras interacciones por la computadora, y un pensamiento que me dio miedo fue que llegara a la conclusión de que me gustaba hablar más con ella por computadora que cara a cara. Felizmente nunca llegué a esta conclusión, nunca me encontré pensando que ella era más interesante cuando hablamos a la distancia que frente a frente, no sabría decir si ella pensó lo mismo, y realmente, me encontré feliz de que ella me estuviera ayudando a cada vez salir más de la computadora.
Para ser honesto, la mayor parte de mi tiempo libre la solía pasar sentado frente al computador, ya sea leyendo historias o viendo series, pero prefería interactuar con mis amistades por el medio informático que por otras formas. Habían excepciones, claro, pero la mayoría de mis amistades se comunicaban conmigo a través del Messenger, y curiosamente nunca tuve un problema con eso. Supongo que es por mi baja autoestima respecto a mi físico, mi idea era que era mejor hablar con ellos a la distancia y así no someterlos a la tortura de verme a poca distancia.
Me encontraba feliz viviendo en mi pequeño mundo y viendo al resto a través de una pequeña ventana, no tenía problemas con eso. Pero en los últimos tiempos eso ha cambiado. Ya no me gusta pasar tanto tiempo sentado frente a la maquina, ya no me gusta tanto no interactuar con gente. Y eso es gracias a ella, a esta relación. Me he dado cuenta que ya no quiero seguir en mi pequeño mundo, quiero explorar el “mundo real” y, si se puede, con alguien a mi lado.
Bueno, no alguien, sino ella.
Al principio daba nervios, era como saltar de un avión sin paracaídas, y la sensación de que cualquier momento puedes golpear tierra y terminar destruido es horripilante, peor aún si eres como yo, una persona que no muchas veces toma riesgos. Pero, ¿eso es la vida no?, todos sabemos como va a acabar, y somos conscientes como empieza, es lo que hacemos en el transcurso, en el medio, lo que importa. Confiar en otra persona y ser honesto con otro es…es realmente atemorizante, pero si la otra persona te corresponde, si esta ahí cuando te sientes mal, si esta dispuesta a escucharte cuando quieres hablar y a ofrecer un hombro cuando lo necesitas…yo creo que vale la pena arriesgarse. Yo encontré todo eso y más, y a decir verdad, estoy feliz por eso.
Soy consciente que este post es diferente a cualquiera que haya escrito antes, y que algunas personas me dirían que es una mala idea, pero realmente es algo que me nació hacer. Si es una buena idea o no, si se queda como un buen recuerdo o mal recuerdo, es cosa que se vera a futuro. Igual que la situación en la que me encuentro, solo esperemos lo mejor.
Pero por ahora, y espero que esto sea por mucho tiempo más, estoy feliz de poder querer de verdad a otra persona, alguien que no creí que existiría ya que nunca creí ser lo suficientemente bueno para nadie, nunca creí que llegaría alguien que me viera como alguien especial, siempre asumí que estaría solo porque a nadie le importaría lo que me sucediera.
Solo estoy feliz que alguien me haya probado lo contrario.
Así que este post sirve varias funciones, una de ellas es ser honesto con mis lectores, otra es sobre derribar el ultimo muro que me faltaba en la aceptación de mi nuevo status y terminar de saltar del avión, y por ultimo también, espero, sirva para que ella, que se leerá esto, pueda ver, y convencerse, de que si me importa de verdad y que puede confiar en mí, que realmente espero que lo nuestro vaya a funcionar. Porque juré muchas veces que nunca tendría una relación porque no creía en ellas, pero ella me ha hecho creer.
Saludos a todos, me retiro ha hacer mis preparativos por el día. Deséenme suerte :)

viernes, 11 de junio de 2010

Quiero ser Kick-Ass


Para los que no sepan de lo que estoy hablando, Kick-Ass es un personaje del comic homónimo, comic que luego fue adaptado a una película del mismo nombre. En resumen, la historia trata sobre Dave, un chico común y corriente que es fan de los comics y un buen día se pregunta porqué nadie ha intentado ser un superhéroe, por lo cual decide ponerse un traje y salir a las calles a “luchar contra el crimen”.

El giro es que, Dave es un chico cualquiera, no ha tenido traumas psicológicos, no ha tenido ninguna clase de entrenamiento, no específicamente bueno en nada y su traje no ofrece absolutamente ninguna clase de protección, por lo cual cuando intenta detener a dos pandilleros de robar un carro, uno de ellos logra incrustarle un cuchillo en el abdomen, dejándolo por muerto. Dave camina unos metros antes de ser atropellado por un auto y terminar en el hospital.

Esa es la historia inicial de Kick-Ass. Ahora, si bien uno puede sentirse identificado con Dave, la razón por la cual el comic (y la película) se ha colado entre mi lista de favoritos no es respecto a la idea de un fanboy intentando vivir su fantasía o por la violencia a raudales que existe en el comic, sino por los pequeños mensajes que todos pueden identificar y analizar.

Lo que empuja a Dave a convertirse en un “superhéroe” no son los comics, ellos le dan la idea, pero solo decide hacerlo cuando es asaltado junto a su amigo y un señor ve lo que esta sucediendo y no hace nada al respecto. Ante esto Dave pregunta “Sean honestos, ¿ustedes hubieran actuado diferente? Cuando vemos a alguien en problemas deseamos ayudar pero no lo hacemos” Ante tal indiferencia de los demás ante el prójimo, Dave decide salir a las calles a ayudar a los demás.

Ahora, si bien lo que hace Dave puede ser considerado de idiota (salir sin protección o entrenamiento no es exactamente inteligente) uno debe admitir que el mundo sería un lugar mejor si hubiera más gente dispuesta a sacrificar su tiempo para ayudar a los demás.

Aunque definitivamente la mejor parte de la película es cuando Dave decide salir por segunda vez, ahora que ha salido del hospital tiene placas de metal por todo su cuerpo y las terminaciones nerviosas dañadas por lo cual puede soportar más los golpes, y se encuentra con un grupo de pandilleros golpeando a un chico. Dave se mete y logra golpear a los pandilleros con dos mini-bates que llevaba consigo. Al final, y luego de recibir una paliza por parte de los pandilleros, estos le preguntan porque tanto afán en defender a alguien que ni siquiera conoce a lo que Dave responde:

“Hay tres tipos golpeando a uno mientras todos observan, ¿y quieren saber que hay de malo en mí?”

Si bien nunca me he encontrado peleando pandillas en la calle o algo por el estilo, puedo sentirme identificado con Dave en ese momento. ¿Nunca les ha pasado que la gente los ha cuestionado por hacer lo que creen es correcto? A mí me ha pasado con mi hermano en multitud de ocasiones, y siempre me he quedado con la duda en mi mente de qué clase de sociedad es esta si cuando uno trata de hacer algo bueno, lo moralmente correcto, es cuestionado y tildado de loco.

Pero eso fue lo bueno tanto del comic como de la película, fueron extremadamente entretenidas y reivindicaron mi punto de vista sobre la sociedad y continua lucha por mantener un buen código moral. No digo que me pondré una máscara y combatiré el crimen en las calles, ni tampoco deseo que alguien lo haga, pero sí creo que todos debemos mantener un buen estilo de vida, un buen código de pensamiento y conducta, y tratar de expandirlo a otras personas, así todos podemos ser como superhéroes.

Les dejó este poster de la película que me pareció muy gracioso y creo combina con el mensaje de este post, esperaré sus comentarios.