domingo, 27 de febrero de 2011

Preludio


Hoy hablaré sobre mi hermano.

Usualmente me refiero a él como Lex Luthor, esto es debido a los puntos de vista totalmente opuestos que tenemos sobre virtualmente todo. Somos personas realmente opuestas y muchas veces estas diferencias nos han llevado a debates, insultos y golpes…tal como Superman y Lex.

Mi hermano cree en todo lo que yo no creo. Cree que el dinero es lo más importante, cree que el poder lo es todo y cree que uno debe hacer todo lo posible, incluso si pisoteas o arruinas a otra persona, para superar a los demás. Me ha insultado más de una vez por mi punto de vista respecto a la vida, respecto a las segundas oportunidades y sobre como creo que uno debe ayudar a todas las personas que pueda a lo largo de su vida.

Nuestros puntos de vista respecto a los criminales es opuesto, yo creo que todos tienen la oportunidad de redimirse solo que la mayoría no desean hacerlo, él cree que no pueden cambiar y que deberían matarlos a todos. Mi hermano siempre está a la expectativa de poder ojear a una chica en la calle, mientras yo vivo mayormente desatendiendo ese tipo de cosas. Yo creo en la virginidad hasta el matrimonio, él no.

En fin, totalmente opuestos.

Y como dije, y se puede evidenciar aquí, he escrito mucho sobre el tema.

Siempre me he preguntado porque mi hermano es de la forma que es, cual es la lógica que rige su vida y como justifica muchas de sus actitudes y acciones, y ante mi insistencia decidió explicarme el porqué de sus actos.

En un post.

Así es, este texto sirve como un preludio al post escrito por mi hermano, en el que explicará su forma de ser y porque creé que yo estoy equivocado respecto a mi forma de ver el mundo, el porqué mis creencias son anticuadas, y porque ellas no me llevaran a ningún lado, porque es tonto leer comics e idolatrar tanto a un personaje ficticio.

Básicamente, el porqué el mundo no necesita a Superman.

Así que el siguiente post, que se subirá un día de la próxima semana, será escrito en su totalidad por él.

¿Qué opinan?

martes, 15 de febrero de 2011

Cumpleaños


Hoy día el blog cumple dos años.

Sé que el primer año es el más celebrado, pero yo deje abandonado el espacio durante todo el verano anterior, así que este es el que celebraré.

Recuerdo haber creado este blog sin un propósito especifico, tan solo quejarme del mundo supongo, expresar mi punto de vista y pelear para demostrar que estaba en lo correcto respecto a mi visión del mundo. Curioso como en tan solo dos años tanto puede cambiar, de aquel chico queda a la vez mucho y nada.

A lo largo del tiempo aprendí a dejar mucha parte de la ira que residía en mi corazón, ira que usaba no contra los demás, sino contra mí mismo, esta ira alimentaba mi deseo de superación constante, mi deseo de ser mejor persona cada día, pero también hacía que cada día pensará que era una persona horrible, que mis defectos de carácter eran irredimibles y que mis errores del pasado siempre volverían a atormentarme.

Durante los años anteriores a la creación del blog era una persona callada y solitaria, no me gustaba compartir mis cosas con nadie, no confiaba en las personas y creía firmemente en que podía encargarme de mis propios problemas, que el resto del mundo vivía en una burbuja y que yo era el único que experimentaba el mundo real…mientras todos estaban preocupados por notas o líos amorosos ridículos yo tenía que lidiar con divorcios y las catastróficas consecuencias de este. Nadie podía entenderme, y aún si alguien se acercaba lo alejaba, cada uno a lo suyo solía pensar.

Pero eventualmente pude transformar mi ira, rabia y frustración en algo más positivo, por lo menos así parecía en ese momento, no iba a dejarme caer por los errores de otros, simplemente eso no sucedería. El hecho que durante mi último año de secundaría y el primero de universidad mi vida fuera puesta de cabeza me abrió bastante los ojos. Descubrí que existía maldad en el mundo, que gente podía ser cruel y destructiva, pero que muchas veces no lo hacían de maldad, sino lo hacían porque estaban perdidos o porque creían que hacían lo correcto.

Mi ira hacia las injusticias del mundo me llevó a no soportar ninguna actitud que yo viera como inmoral, simplemente me negaba a ser parte de lo que veía mal con el mundo, así que me encerré dentro de mí mismo.

Y así nació el blog.

Me dedicaba a criticar todo lo que yo opinara estaba mal, me dedicaba a criticar al mundo por el estado en el que se encontraba, e insultaba a gente por su forma de vivir la vida. Es cierto que use la ira dentro mío hacía algo más productivo que tan solo dedicarme a odiarme a mí mismo, pero no estoy seguro si odiar al mundo fue la mejor decisión.

Pero luego, poco a poco, escribiendo estos textos me di cuenta que no tenía que dejar que la ira me ganara. No tenía porque simplemente quejarme. Quería ayudar, quería sentirme útil, quería hacer algo bueno por el mundo, pero no sabía cómo.

Así que cambie el formato del blog. Empecé a escribir textos que esperaba fueran inspiradores, textos acerca de ser la mejor persona posible, textos acerca de que sin importar que tan malas las cosas luzcan, uno siempre debe esperar lo mejor.

Yo no creo en los finales felices, creo en los momentos felices. No creo que uno deba luchar toda su vida por llegar al final feliz, sino creo que debes luchar para llegar al siguiente momento feliz de tu vida, eso te inspirara a superar las adversidades inherentes de la vida humana.

Pero poco a poco fui descuidando el blog, a veces lo veía como una carga, como una responsabilidad, y eso no estaba bien.

A decir verdad, a veces pensaba que escribir aquí era básicamente escribir para mi, escribir para inspirarme a mí mismo, y si podía hacer lo mismo con lectores, aún más genial.

Pero al dejar descuidado el blog deje descuidado una parte de mi mismo.

Durante los últimos meses no me he sentido a gusto con mi forma de actuar y con ideas que he tenido en mi mente, siento que he cambiado un poco, que soy menos estricto conmigo mismo y estoy dejando que la vida, y todo lo que contiene esta, pase sin importarme mucho.

Mis amigos y enamorada me han dicho que estoy sobre pensando las cosas, pero la verdad es que al igual que el blog necesita de mi para obtener nuevas entradas, este espacio tiene su vida propia. Yo necesito del blog, necesito poner mis ideas por escrito y compartirlas con los demás.

Porque ustedes lectores, por más pocos que sean, me inspiran. Cada uno de los comentarios aquí me ayuda a ser mejor, me das ánimos para no rendirme y seguir creyendo en que todo lo que uno hace en la vida vale la pena, que mañana todo será mejor.

Cada comentario que se ha dejado en alguna entrada, de alguna u otra forma, ha ayudado a mi forma de ser. Realmente dudo que sería la persona que soy ahora si no fuera por el blog y todos los lectores que se pasan por aquí.

Y por eso les agradezco mucho.

Así que, espero celebrar muchos cumpleaños más en este espacio, y espero también que lo celebren conmigo.

Gracias.