lunes, 30 de mayo de 2011

Consejos En Los Tiempos De Colera

Ira.

Venganza.

¿Cómo se atrevía a juzgar mi relación? Eso es lo que pasaba por mi cabeza. Me encontraba iracundo, y demandaba disculpas. No iba a permitir que después de todo lo que había hecho por ser bueno con esta persona viniera a insultarme y a mi enamorada. No iba a permitir que luego de haber hecho favores y puesto incomoda a Alejandra esta persona continuara creyendose lo maximo, no, le diría sus verdades a la cara y ese sería el fin del problema.

Mi madre entró a la habitación, me vio y preguntó qué pasaba. Le conté todo esperando un buen consejo.

Debo decir que mi madre es mi propia versión de Jonathan Kent. Alguien en quien confió y admiro, mi modelo a seguir, y como he dicho muchas veces a mis amigos, si crezco para ser la mitad de buena persona que ella es, podré vivir feliz.

Ella se sentó y me escuchó. La rabia crecía en mi interior y se hacía notoria con mis gestos y palabras.

“Las palabras de una persona tronada no deberían afectarte” es lo que dijo mi madre al final de mi exposición. Yo la miré con una mueca en mi rostro, ¿algo tan simple no podía ser la solución verdad?

“No puedo dejar de molestarme…he hecho todo lo posible para ayudar a esta chica y aún así me critican, y cuando sucede algo por lo que debería recibir disculpas no la obtengo”

“Nunca digas eso” me dice ella “Nunca des a entender Pese a todo lo que he hecho por ti así me tratas, eso es querer embarrar actos que has hecho de corazón en la consciencia de alguien. No uses esa frase”

Me hecho rendido en la cama. La ira no se iba. Cierro los ojos. Ultimamente he estado pensando que me estoy perdiendo a mi mismo. Pienso que ya no soy el mismo que antes. Soy menos idealista. Soy menos moralista. Soy uno más del montón.

“No dejes que los resentimientos te gobiernen. Eres un buen chico, y personas como tú o como yo hay pocas”

La veo mientras dice eso. Ella nos pone en la misma bolsa cuando no es así. Yo no soy igual a ella. Ella es idealista, trata de ser una buena persona y es un modelo a seguir. Yo no.

“Hay menos como tú que como yo” le contesto.

“No entiendo”

“Tú sabes lidiar con las cosas mucho mejor que yo. Eres mejor buena persona que lo que yo soy”

“Eso es resultado de los años y experiencia” Me dice sonriendo.

“Eso espero…espero crecer y ser más tú”

“Pues por algo te estoy dando consejo…te estoy dando tips” Y se rie suavemente.

Yo también sonrió.

“Tú tenías tu amigo con el que te dejaste de hablar, me comentaste que era por diferencias ideologicas y demás ¿no?”

“Sí…le mande un mail, y terminé mi carta diciéndole que sabía que era una buena persona en el fondo y que sabía también que tomaría las mejores decisiones al final”

“Todas las personas son buenas en el fondo” asiente ella mientras yo continuo echado en la cama.

“Me respondió…me dijo que él me habló porque le recordaba a si mismo, que él solía ser como yo…pero que el fue así mientras tenía a su enamorada a su lado. Me dijo que nunca dejara ir a Alejandra porque sería fatal si eventualmente yo me convirtiera en él”

“Es un bonito mensaje”

“Lo sé…aunque es un poco triste”

“Capaz deberías hablar con él…decirle que no puede dejar que un hecho trastorne su vida. Nos pueden suceder miles de cosas en el transcurso de nuestra vida, pero no debemos dejar que estas cambien la persona que somos…no debemos dejar que afecte nuestra moral o nuestro sentido de justicia. Si vemos algo en nosotros mismos que no nos gusta debemos cambiarlo”

“Nunca es demasiado tarde para cambiar”

“Exacto. Los resentimientos no pueden dominarnos…y no debemos castigar a otros porque una persona nos hizo mal”

“Tienes razón mamá”

Ella se queda callada, la miro con confusión.

“¿Te has dado cuenta que ahora estas más tranquilo, mas relajado?”

Era cierto.

“¿Sabes por que es eso?”

“No…”

“Por qué has dejado de pensar en tus problemas para ayudar a otro. Los sentimientos son algo curioso…debemos expulsarlos, debemos dejarlos salir, llorar, gritar, reir…pero no nos podemos quedar con ellos dentro. Y no debes sentir pena por ti mismo, cuando tengas algún problema que no puedes dejar ir, piensa como la lección de ese problema te ayuda a ti y como puede ayudar a otros, así lo superaras y estaras mejor”

Me paro de la cama, ahora estoy tranquilo y relajado. Mejor preparado para lidiar con cualquier cosa que venga adelante.

“Gracias Ma” le digo mientras la abrazo.

“De nada, te quiero hijo”

“Yo también”


sábado, 28 de mayo de 2011

Crisis de fe


He llegado a la resolución que soy ateo.

Desde pequeño me cuestionaba la existencia del alma o de Dios. Recuerdo tener 7 años y estar echado en mi cama con el corazón acelerándome, pensando en la muerte. Luego correría donde mi madre, me subiría a la cama, acurrucarme entre mis padres y contarles mis preocupaciones. Ellos pensaban que tenía miedo que algo les pasara, entonces me aseguraban que todo estaría bien. Yo, en mi mente, seguía con miedo.

Como escribí el año pasado, tengo un pavor absoluto a la muerte. Tan solo pensar en el tema me hace acelerar el corazón, me hace pasar un sentimiento eléctrico por mis brazos, me hace más consciente de mis alrededores. Sí sale en un tema de conversación, por mas trivial que sea, me hace pensar en esto por horas. No me gusta la idea de que no hay nada más alla, no me gusta pensar en que moriré y listo, no más. Ni siquiera un vacio negro eterno, porque no lo sentiré.

Odio ser ateo.

Lo detesto, lo lamento, pero no puedo evitarlo. Cada vez que trató de pensar en alguna religión la terminó analizando y al final me doy cuenta que no me sentiría cómodo practicando alguna de estas.

No puedo tener fe. No puedo evitar racionalizar las cosas. No puedo evitar cuestionar las cosas.

No puedo depositar mi confianza en algo que pienso, podría no ser real.

No quiero ofender a nadie, entonces diré esto rápido: Acepto la religión como una opción de vida individual. Admiro a los creyentes realmente, y pese a todo, quisiera ser como ellos.

En serio, quiero tener fe. Necesito tener fe.

No es porque crea que la vida no tiene sentido si uno no cree en alguna clase de deidad. No es porque tema por mi conducta moral –la mayoría de ateos tienen una moral relativista mientras la mía es más absolutista.

Es simplemente porque le temo a la muerte.

Veo a mi perro y pienso que no mucho me diferencia de él, solo el raciocinio. Pero cuando él muera, ¿Qué le pasará? ¿Los animales tienen alma? ¿Las plantas tienen alma? ¿Yo tengo alma? ¿Qué pasa al morir?

Preguntas que nunca tendrán respuesta…

Preguntas que me mantienen despierto en la noche…

Preguntas que me da pavor hacerme…

Es por eso que quiero creer. Es así de sencillo.

Escribo esto rápidamente – aparentemente se me ha hecho costumbre – con la intención de desahogarme, y si se puede, escuchar su opinión al respecto. Espero honestamente que alguien pueda traerme un poco de tranquilidad en este tema.

Gracias.

jueves, 19 de mayo de 2011

Una Carta A Lois Lane


Hoy día cumplo un año de relación.

Escribo este post realmente rápido, lo quiero subir antes de medianoche entonces, cualquier error se lo pueden achacar a mi urgencia.

Solo quería aprovechar para agradecer a mi señorita enamorada por haberme soportado este año que ha pasado, por haber estado a mi lado en mis momentos felices y en los momentos en los que me encontraba deprimido y con dilemas existenciales. Vamos, hasta se toma la molestia de comentar en cada una de mis entradas.

Gracias por estar a mi lado y por detenerme cuando voy a hacer algo estúpido, aún cuando no estás presente, pensar en ti me ayuda a centrarme. Gracias por entender que tengo un deseo poco sano por tratar de ayudar a la gente (mucha gente lo cataloga de obsesión) y hacerme saber que muchas veces yo soy el que salgo más lastimado por tratar de ayudar. Gracias por NO hacer que me detenga, sino por ayudarme en pensar antes de actuar.

Si se revisan las entradas del primer año de la existencia de este espacio uno puede ver como renegaba acerca de la inexistencia del amor, de cómo “yo no nací para amar, nadie nació para mí”, pero mírenme, ahora estoy celebrando un año de hermosa relación, espero que el primer aniversario de muchos que vendrán, una relación que me ha hecho mejor hombre, mejor persona.

Sé que probablemente este post es uno de los más cortos que alguna vez habré escrito, pero realmente no tengo palabras para expresarme en esta ocasión. Solo me queda decir gracias y que sé que vamos a seguir funcionando tan bien como lo hemos hecho hasta ahora.

Te amo.

viernes, 13 de mayo de 2011

El fin de una era


Hoy día dan el último capítulo de Smallville.
Para los que no lo sepan, la serie trata sobre Clark Kent antes de volverse Superman. Narra sus aventuras en el pueblo donde vive, el que le da el nombre a la serie, y como con el apoyo de sus padres y amigos crece poco a poco en el héroe que llegara a ser.
Es una serie idealista, muchos capítulos tienen mensajes sobre la moral, justicia, verdad, amor, amistad y maldad. Mientras más avanza la serie vemos la transición de este joven con problemas pero idealista y desinteresado a convertirse en el más grande héroe de la humanidad. Comete errores, una y otra vez, pero aprende de ellos y sigue adelante, siempre con esperanza para el mañana.
La serie no solo ha tratado sobre el viaje de Clark, sino también sobre el de Lex Luthor. En la serie empiezan siendo amigos, Lex es solo un joven rico que quiere ser bueno, al que Clark y su familia lo inspiran y que lo que más quiere es alejarse de su padre, que es un multimillonario sin escrúpulos y que está dispuesto a hacer lo que sea por ganar. Pero Lex tiene una fascinación por lo inexplicable que lo llevaría a tomar un camino totalmente alejado de sus planes originales.
La serie trata sobre el ascenso del héroe más grande de todos y el descenso y creación del villano humano más terrible.
He sido seguidor de la serie por más de seis años, y algunos de ellos ni siquiera me gustaba Superman. Me agradaba la serie por la interacción de Clark con sus padres, me encantaba verlo tener un problema en el colegio, con sus poderes, y verlo ir y hablarlo en la mesa con sus padres, ver como ellos lo abrazaban y le decían que todo estaría bien, que tiene que tener fe y que sin importar que, ellos eran su familia y estarían siempre ahí. Me fascinaba el contraste con la relación de Lex y su padre Lionel, una relación basada en el poder, en las mentiras, en la ira y resentimiento. Lex solo quería demostrar que era bueno, quería el amor que su padre siempre le había negado, quería compasión, quería un abrazo, una sonrisa, cualquier cosa. Pero nunca la obtenía, solo obtenía pruebas e insultos. Nada más.
Desde un punto de vista crítico, la serie trataba sobre cómo la gente a nuestro alrededor moldea la clase de personas en las que nos convertimos, pero también demostraba que al final cada persona toma control de su destino y decide quién ser. Clark crecía en un ambiente amoroso y seguro, con un padre que le educaba acerca de lo correcto y de lo incorrecto, acerca de nunca comprometer quién eres, de tratar a los otros de la forma en que quieres que te traten, acerca de la moral en general. Y su madre le educaba acerca de seguir su corazón, de siempre velar por la seguridad de otros y acerca de los grandes sacrificios, le enseñaba a ver lo bueno en la vida. Clark creía que sus poderes eran una maldición, pero su madre siempre le recordaba que debía verlos como un regalo, que se concentrara en el bien que podía hacer con ellos en vez de pensar en las diferentes formas en las que podían arruinar su vida. Le enseño que muchas veces no puedes salvar a las personas, pero que les puedes dar esperanza, y eso es de por sí una batalla ganada.
El personaje describió el rol de sus padres de una forma genial una vez. “Papá me ha dado tanto, no sería quien soy si no fuera por él…pero tú eres mi corazón. Mi alma”
Pero en los diez años que ha estado al aire la serie ha mutado mucho. Dejo poco a poco, y para ser honestos con muchos traspiés, sus orígenes de la pequeña comunidad para ir abarcando más y más temas de los comics. En las últimas temporadas Clark ha estado trabajando en el diario El Planeta, peleando contra invasores alienígenas y patrullando las calles de Metrópolis como un guardián que nadie ha visto de cerca.
Cada parte de la evolución de la serie me ha gustado. Ha tenido sus momentos tontos, pero en esencia me ha encantado. La evolución de Lex de un chico que quería ser bueno pero tenía una familia disfuncional al psicópata que mata a su padre y creé ser el salvador de la tierra me parece uno de los puntos más fuertes de la serie. Realmente, Lex Luthor en Smallville es la mejor interpretación del personaje fuera de los comics. No es gracioso, no tiene planes tontos que involucren estafar a gente. Es un psicópata que odia a los alienígenas, que no tiene problemas con mentir, falsificar y asesinar, y que más que nada se creé a sí mismo el héroe de la historia, se cree el hombre que hace lo correcto y que ejerce justicia.
Lex Luthor es un amalgama, con algunas exageraciones, del hombre común. Aquel que puede actuar de forma incorrecta pero encuentra justificaciones para sus actos. Clark Kent es el hombre que trata de hacer lo correcto y que muchas veces sufre por esto.
Es real, un mensaje de la vida cotidiana disfrazado de serie de ciencia ficción de superhéroes.
Y por eso es que me ha gustado tanto. Me siento identificado con Clark, tanto en su etapa de juventud como el chico incomprendido y con problemas comunes pero que también tiene que lidiar con problemas filosóficos de la vida. Mi relación con mi madre ha sido como la de Clark con sus padres, muchas conversaciones acerca de tener esperanza y valores. Clark en Metrópolis, salvando gente y tratando de hacer lo correcto también es identificable, ya que gente lo llama anticuado, idealista y ridículo, pero él no se deja traer abajo y defiende lo que creé, algo que todos deberíamos intentar hacer.
Un episodio genial es cuando una amiga de Kent es poseída por un alienígena. El mundo podría ser destruido y la solución con la que venían los personajes era matar a la chica, pero Clark no creía en eso. Le dijeron que había dos opciones: Matarla o dejar que el mundo se destruya. El futuro Superman encontró una tercera: Salvar a todos, sin importar que.
Como se podrá ver soy un fan del personaje de Clark Kent, el resto del elenco me agrada y creó que todos aportan historias interesantes y dignas de ser interpretadas a fondo, pero yo veo la serie por el personaje idealista, el que nunca se rinde y siempre trata de hacer lo mejor para todos. Por el personaje que tiene gran cantidad de poderes, pero que el mayor de todos es su espíritu y su corazón. Veo la serie porque me gusta ver como pesé a todas las criticas iníciales, el personaje de Clark Kent demuestra su punto por el dialogo y el ejemplo, y como poco a poco el resto de héroes lo ven como un líder y modelo a seguir, y aún más adelante nuevos héroes aparecen solo por seguir su ejemplo. Eso es lo que es Superman para mí, un modelo a seguir.
Pero en esta última temporada he perdido un poco de ese gusto por la serie. La última temporada, la que debe tratar de impulsar al personaje a su destino y dejarlo como el gran héroe no ha hecho mucho por mostrar al personaje en una buena luz. La mayoría de capítulos son ridículos y solo sirven para alargar la serie, avanzar a otros personajes y no concentrarse en el principal. He tenido mis problemas con la serie en el pasado, pero en esta temporada han exagerado mucho. Solo cuatro capítulos de veinte dedicados a avanzar a Clark, el resto, dedicados a pintarlo en una mala luz.
Por eso es que veré el último capítulo con una mezcla de esperanza y aprehensión.
Quiero que el último capítulo se trate sobre la transición, quiero que trate sobre el momento definitivo donde Clark Kent se revela ante el mundo como Superman. Donde muestra a la gente su rostro y le da esperanza, quiero un final que me haga “ver arriba, en el cielo.”
Quiero sentir esperanza, orgullo, seguridad, felicidad.
Quiero que el final de Smallville supere el ultimo capitulo de Angel, que para mí tiene el mejor final de una serie de televisión. Definitivamente, antes de Smallville, era fanático de esta serie que también tenía la misma ideología, tenía mensajes sobre la justicia, pero era mucho más sombría.
Esta serie trataba sobre un vampiro con alma que trataba de reivindicarse por todos los males que había hecho. Era una serie madura, inteligente y sombría. Trataba sobre temas como la redención, el perdón a uno mismo y el verdadero significado de la justicia en un mundo como el nuestro.
Al principio de la serie Angel, el personaje principal, luchaba para tratar de pagar por sus crímenes, pero luego se entera de una profecía en la que después de un tiempo podría volverse humano de vuelta. Eso sirvió como motor de la serie por un buen tiempo, pero el último capítulo fue el ejemplo máximo de mezclar el mensaje de la serie con la historia que narraba.
Angel comenta como al final uno nunca lograra redimirse totalmente. Como puedes hacer miles de cosas buenas pero nunca arreglaras los errores del pasado, como solo sigues haciendo lo correcto porque es lo correcto, no por una recompensa o luz al final del túnel.
El último capítulo trato de Angel y su equipo reuniéndose y decidiendo atacar a los “verdaderos amos detrás del apocalipsis”, un grupo de demonios que eran responsables de todo lo malo que sucedía en la Tierra. Un grupo de individuos que nunca dejarían que nada bueno dure, un grupo que era inmortal, ya que sus miembros podían morir pero serían reemplazados por otros.
En el último capítulo se define el mensaje de la serie en un discurso que da Angel, un discurso inspirador y que movía toda la serie:
"El poder te favorece, esa es la verdad. Los malos siempre existirán de una forma o de otra porque la humanidad es débil. Nosotros somos débiles. Los poderosos controlan todo...salvo nuestro libre albedrio. Los héroes no aceptan el mundo como es. La verdad es que el mal es una máquina. Y podemos detener sus engranajes, aunque sea por un instante. No estoy hablando de ser buenos, de pelear por la justicia con pequeños actos. Hablemos claro, estoy hablando de matar a cada miembro de La Espina Negra. No nos iremos campantes. Si lo hacemos, descargaran toda su ira sobre nosotros. Nos castigaran. Nos usaran de ejemplo. Es casi seguro que estaremos muertos para cuando el humo se disipe. Harán todo lo posible por destruirnos...Necesito que estén seguros de esto. El poder perdura. No podemos derribarlos, pero por un momento podemos demostrarles que existe el bien, que no les pertenecemos. Deben decidir por sí mismos si vale la pena morir por eso"
Ahí se ejemplifica porque me encantaba esa serie. Porque me encantó el último capítulo. Los héroes lucharon contra los malos sabiendo que perderían. Sabiendo que los matarían. Pero lo hicieron con un propósito, lo hicieron para demostrar un punto.
No importa si me destruyes, si tratas de traerme abajo, no importa lo que hagas. Yo defiendo lo que creo, la verdad y la justicia siempre deben prevalecer. Prefiero morir luchando por lo sé que es correcto que aceptar un mundo corrupto y en el que nada mejorará.
Ese era el mensaje de aquella serie. No, los buenos no ganan. Los buenos son pisoteados, son golpeados, son humillados. Pero se levantan. Se limpian el polvo, se tratan las heridas y siguen adelante. Siguen luchando por lo correcto, no se cansan de tratar de ayudar.
Todavía recuerdo con cariño que en los momentos finales Angel luchaba contra un enemigo, su dialogo, simplemente genial:
“¿Porqué sigues peleando? Renunciaste a la profecía, no hay recompensa para ti” Le dice el hombre al vampiro que se encuentra derrotado, tirado en el piso y sangrando por la nariz y boca.
“La gente a la que nada le importa nunca entenderán a la que sí”
Recuerdo Angel hablando con sus compañeros antes de la batalla final, antes de la misión suicida.
“Vivan este día como si fuera el último, porque probablemente lo es”
¿Al final del capítulo que pasa? Se da entender que todos mueren luchando. Es un final abierto, pero entrevistas y demás dan a entender que los personajes murieron luchando por lo que creían. Simplemente siguieron defendiendo sus ideales hasta el final, Se negaron a ser parte del montón.
Un final inspirador, triste, pero inspirador.
Eso es algo que quiero que Smallville superé. Quiero que el final de la serie sea inspirador, pero también lleno de esperanza. El final de Angel trataba acerca de mantenerte fiel a tus ideales hasta el final, sin importar la situación en la que estés. El de Smallville debería tratar de ser fiel a tus principios y que estos te llevaran a algo bueno, que puedes ser bueno y feliz al mismo tiempo. El final tiene que representar a Superman, paz y justicia. Paz y felicidad.
En ciertos sentidos, ambas series definen bastante mis pensamientos, tanto en el pasado como ahora. Angel trataba sobre como el actuar bien te lleva a desgracias, pero que sigues adelante porque actuar bien es lo correcto. Te decía que si tratabas de hacer las cosas bien te ibas a ganar enemigos, te ibas a ganar problemas, que solo por poco y no vale la pena esforzarse. Pero que si lo haces, eres un héroe. Pero tendrás un final trágico. Smallville por otra parte, inicia así, con la idea que actuar bien te traerá problemas, te harás enemigos, pero que serás también un héroe, que personas podrían admirarte. Continua haciendo el bien porque es lo correcto, y ten fe que mañana habrá un mejor futuro. Ten esperanza por el mañana.
Quiero ver un final que me haga sentir que los buenos tal vez no ganan, pero tienen sus buenos momentos. Quiero sentirme bien, necesito inspirarme y creer que se sigue adelante a pesar de todo, pero más que nada sin darse por vencido, sin nunca perder la esperanza.
Para superar a Angel, Smallville tiene que usar la esperanza. En Angel los personajes se rindieron a su muerte, en Smallville deben demostrar que siempre hay esperanza, que uno nunca se rinde tanto en cuerpo como en espíritu, que vas a tu ultima lucha con todo tu espíritu listo, pero que vas más allá de demostrar un punto, que vas más allá de demostrar valentía…que estas ahí por un deseo de un mejor mañana. Que pese a que crees que este podría ser tu último momento, tienes fe en que puede haber un después, que puedes levantarte y seguir adelante.
Tal como uno debería actuar en los momentos difíciles de su vida.
Eso es lo que yo creo y espero pasé hoy…ojala se logré.
Esta noche yo tendré esperanza, espero no ser defraudado.

viernes, 6 de mayo de 2011

El Incidente


Cerré el comic y me llené de aquél clásico sentimiento que sucede cada vez que leo una aventura de Superman, esa rara mezcla entre esperanza y orgullo. Había estado esperando por este comic en particular por meses, y ahora por fin lo tenía en mis manos.
Action Comics #900. El comic debut del personaje llegaba a un número histórico, y la mayoría de historias dentro habían sido grandiosas.
Había una en que Lex Luthor se volvía un semi-dios y obtiene el poder de otorgarle felicidad al universo, pero a costa de no hacer ninguna acción incorrecta, por lo cual Superman también recibiría esta felicidad constante…Lex Luthor, auto proclamado salvador de la Tierra, no pudo soportar esto y arriesgo la felicidad del cosmos por una oportunidad para destruir a Superman.
“Soporte de vida” narraba como el padre de Kal-El reclutaba a un joven científico para que le ayudara a crear la nave que llevaría al infante a la Tierra, y como este joven lo único que pedía antes de dedicar sus últimos días de vida a ayudar al bebé era una última noche con su propia familia. “Autobiografía”, una de las historias más llamativas, era sobre Superman cruzándose con un ser inmortal, que le narraba como este había sido el protector de un planeta, pero que ese planeta ya no existía y ahora vagaba por el universo…preguntándose constantemente si había tomado las decisiones correctas durante su vida o no.
Pero mi historia favorita es la más controversial de todas. “El Incidente”
Empezamos con Superman conversando con el consejero de seguridad nacional . En el bosque se esconden francotiradores con balas de kryptonita. Empiezan a conversar acerca de un “incidente” en el que Superman ha estado involucrado, algo tan grave que el presidente del país está preocupado. De hecho mucha gente está preocupada, hasta dicen creer que Superman se ha corrompido.
¿La razón de todo? Superman voló hasta Tehran (La capital de Irán)
“Sigo las noticias” explica. Aparentemente había reportes de gente de Irán haciendo una demostración pacifica en contra del gobierno. “Ha habido violencia” continua, y nos dice que el gobierno ha sobre reaccionado, que gente ha sido asesinada. “El gobierno ha advertido al publico de hacer más demostraciones, diciendo que habría graves consecuencias. Pero esta gente – estudiantes, comerciantes, madres, padres, niños- estaban poniendo sus vidas en riesgo a pesar de las amenazas. Quería dejarles saber que no estaban solos”
Luego Superman admite que es mucho mejor lidiando con súper villanos que lidiando con las degradaciones que los humanos comunes sufren. Sed, hambruna, derechos humanos negados, admite no ser bueno al lidiar con esos temas.
“Pero quiero serlo” Y Superman se pone entre ambos bandos. Mostrando solidaridad con la resistencia. Un acto de desobediencia civil. Resistencia no violenta.
Se queda ahí por 24 horas. Y durante ese periodo la gente en protesta crece de 120 000 a más de un millón.
“Me prometí a mi mismo que no me involucraría directamente. Sin importar que pasara” Continúa narrando Superman.
Vemos como durante ese día la muchedumbre le lanzo rosas a sus pies, otras banderas y cinturones verdes- el color de su protesta. Otro grupo le lanzó molotov, pero el ejército islámico no disparó.
“La demostración empezó y acabo de forma pacífica”
“¿Pero hizo algún bien? ¿Acaso el gobierno prometió hacer alguna clase de cambio en la constitución? Pregunta el otro hombre.
Mirando abajo, Superman responde “No”
Luego el hombre vuelve a gritar, diciendo que el presidente de Irán considera la aparición de Superman un acto de guerra, algo ideado por el gobierno de Estados Unidos.
La respuesta de Superman es algo que ha causado debate. Decide renunciar a su nacionalidad estadounidense.
Superman está harto de que sus acciones sean interpretadas como las del gobierno, así que este acto es para dar un mensaje. Él es un héroe mundial, no tiene favoritos y su misión es ayudar a todo el que pueda.
¿Ahora pueden ver por qué esta es una de mis historias favoritas?
Ha sido una historia controversial, y puedo entender por qué los fans estadounidense pueden sentirse insultados por esta historia, pero para mí solo reafirmo algo que ya se sabía.
Superman es un héroe de la gente, es un símbolo para todos y una inspiración para que seamos mejores personas. Es un ícono de paz y justicia. Y por ello es global. No pertenece a un solo país, yo, un peruano, tengo tanto derecho de ser fan del personaje como un estadounidense rubio de ojos azules.
Aclaro que toda la controversia alrededor de esta historia me parece ridícula. Los fans norteamericanos dicen sentirse ofendidos y creen que este acto es Superman declarándose superior a su país, o que se avergüenza de sus raíces, y como se puede ver eso está lejos de la realidad. Pero aparentemente es mucho más fácil hacer una suposición en vez de leer la historia y sacar sus conclusiones. Un héroe de verdad es un héroe de cualquier persona, sin favoritismos, ese es el mensaje de la historia.
Realmente a mi no me parece algo tan drástico, el personaje solo comete la acción como algo simbólico para demostrar su compromiso con la humanidad, no con tan solo una fracción de esta. Y es por eso que me sentí inspirado al final del comic, es la razón por la cual cambié mi estado de facebook, mi Nick de Messenger y llamé a un par de amigos para avisarles de la acción (admito que a la mitad no les importó, pero aún así se ilustra cuanto significo para mí esta historia)
Ha habido otras historias en las que Superman se ha inmiscuido en cosas “de la vida real”. Un ejemplo claro es el clásico “Superman: Paz en la Tierra” (que espero un día analizar en este blog) escrito por Paul Dini. En esta historia se acerca el día de Navidad y Superman decide luchar contra la hambruna mundial, pidiéndoles a diferentes gobiernos del mundo que le permitan llevar todo el exceso de comida que los países tienen a otros lugares donde gente está muriendo de inanición. Ante tal propuesta los líderes mundiales aceptan, y Superman se decide a empezar su lucha. No creé que pueda derrotar la hambruna en un solo día, ni siquiera planea hacer esto durante mucho tiempo, pero creé en la bondad humana, cree que si muestra que es posible ayudarse unos a otros las demás personas aspiraran a contribuir en este gesto de bondad.
¿Qué sucede al final de la historia?
Pierde.
Y aún así es una historia inspiradora, una historia llena de corazón y con un bello arte.
Ahora imagen una historia parecida pero con un buen final, con un final en el que Superman si podrá hacer una diferencia en el mundo en el que vive, un final en el que las cosas si parecen ir en un mejor rumbo. Un final en el que vemos que una de las personas en la propuesta le da una rosa a un soldado, y este la acepta con una sonrisa en su cara. Un final que te inspira.
¿Eso debería ser controversial? A mí no me parece.
Por dos días, Superman fue todo lo que debe ser. Todo lo que es, solo que nadie lo dice en voz alta.
Digo dos días porque después de eso DC Comics sacó una retracción diciendo que la historia no entraba en continuidad, que Superman seguiría siendo estadounidense para todas las historias siguientes.
Me sentí triste, tanto potencial al drenaje.
Pero aún estoy optimista. El escritor de “El Incidente”, David Goyer, es el guionista de la nueva película de Superman. Y eso me lleva a pensar que la franquicia está en buenas manos.
Pese al estado “no oficial” de la historia, esta va al cajón de las mejores historias de Superman. Pueden decir lo que quieran, pero a mí me hizo sentir bien, me entretuvo y más que nada me inspiró.
¿Ustedes que opinan al respecto?