lunes, 27 de febrero de 2012

Fe


“¿Cómo puedes vivir pensando que no existe nada más alla de la muerte?”

Esa es una muy buena pregunta, y es una que me han hecho en unas cuantas ocasiones, usualmente acompañado de “¿Cómo no puedes creer en nada?”.

Yo no digo que Dios no exista, digo que no me importa si existe o no. No me importa si Dios es bueno, malo o simplemente un voyeur cósmico. Si existe alguna clase de deidad en el universo, realmente preferiría no saber de su existencia. Porque no quiero saber si al morir reencarnare o iré a algún sitio, en especial si al terminar nuestra vida vamos a algún lugar donde nos recompensan por nuestras acciones o nos castigan por las malas. No quiero una luz al final del túnel o tener un miedo primordial al “castigo eterno”. No quiero nada de eso. Porque creo en el algo diferente. Creo que el ser humano es, o debería ser, más grande que cualquier idea que tenga sobre recompensas o castigos. Creo que todos podemos ser felices y buenos si nos lo proponemos, y creo que hacer esto es aún más maravilloso si no creemos en nada más allá de la muerte.

El mundo no esta hecho para las personas correctas. No hay una luz al final del túnel, por lo menos en esta vida. Se bueno y cosas buenas te pasarán, no necesariamente, podrías ser la persona más amable de todas y aun asi ser maltratado, a excepción que el mundo sufra un cambio radical este jamás será para las personas correctas. Y esto no debería afectar la clase de personas que somos. Yo no creo en un cielo o un infierno porque no me importan las recompensas o castigos por mis actos, creo que si hacer lo correcto es recompensado o castigado realmente no debería afectar en nuestras vidas, ya que el ser bueno debe tener base en la bondad pura, sin nada más.

Hasta el momento en el que el mundo cambie lo único que podemos hacer es seguir viviendo. Hay que vivir como si el mundo fuera como deseas que fuere, como debería ser, y tal vez así puedas demostrarle al mundo como debería ser. El mundo es cruel, es un lugar horrible donde cosas horripilantes pasan al azar, donde gente buena sufre mientras desgraciados andan en las calles felices de la vida. Y en sí no podemos hacer nada al respecto. Es comer o ser comido.

O por lo menos así nos dicen que es. Pero podemos desafiar eso…en especial si no hay nada más alla. Si no hay fin glorioso para nada de esto, para la vida, entonces, tratar de ser la mejor persona que puedas, tratar de dar lo mejor de ti sin esperar absolutamente nada a cambio…es lo más grandioso en el mundo.”

Y ser agnóstico tiene una mala reputación, el igual que ser ateo. Las personas creen que puedes ser un inmoral que no cree en nada o un creído altanero que critica “objetivamente” a “aquellos pobres que han creado un Dios”. Y no culpo a nadie por esto, porque este tipo de personas hacen que uno se avergüence de compartir una ideología con ellos. Odio, odio , a aquellos ateos o agnósticos que creen es divertido criticar e insultar religiones constantemente, que hacen un esfuerzo por mostrar una careta de “me he liberado de mentiras y ustedes aún la creen” porque me parece un grupo de personas estúpidas y que se creen más de lo que son. Nadie es dueño absoluto de la verdad, la existencia de un Dios o Poder Superior no puede ser probada ni refutada, por lo tanto la creencia que uno tenga respecto al tema cae en el individuo, y uno no debería ser criticado o burlado por esto, al igual que uno no debería ser criticado por su color de piel u opción sexual.

Yo no creo en Dios ni un Poder Superior, pero no por eso voy a negar la posibilidad de que exista. Puede existir como no existir, y no quiero debatir respecto a algo que al final es incognoscible. Pero respeto todas las religiones y puntos de vista –algo que muchos religiosos como no religiosos no hacen- y admito que todas pueden llegar a ser verdaderas, ninguna es superior a otra a mis ojos.

Al final, siempre creeré que decidir depositar tu fe en algo no se trata de una elección, sino de convicción, y que si crees en algo y eso te ayuda a ser una mejor persona, entonces todo está bien con el mundo.

Saludos.