viernes, 6 de julio de 2012

Hecho de la forma correcta


¡Bienvenidos a la Tierra-23! ¡Hogar de Calvin Ellis, también conocido como Superman!

¿Uh?

Yo también sentí ese momento de confusión total, pero pese a la extraña historia me encontré con una de las mejores historias de Superman que he leído en los últimos años, una que habla sobre los derechos de autor y las grandes corporaciones, sobre el ser humano, una crítica hacia los héroes violentos de hoy en día y a la manipulación de una idea a algo que no es con el solo propósito de vender más.

He leído muchas historias a lo largo de mi vida, y también he leído muchas acerca de Superman. Las ha habido malas, interesantes y buenas; he analizado una de ellas, “El Incidente”, en este mismo blog, y creo que para nadie es sorpresa que tengo un profundo amor hacia el personaje. Pero pocas historias me han conmovido de tal manera como esta que tengo en mis manos, y mi reacción ha sido capaz mas fuerte debido al estado de la mitología del personaje en la actualidad.

Porque esta es una excelente historia del Hombre de Acero. Y no podía ser narrada con el Clark Kent actual. Y eso es triste. Pero simplemente, es una historia de un solo numero, ni siquiera muy larga, pero tan rica en detalles, en elementos meta textuales, y que habla enteramente sobre el concepto de Superman como algo único pero que lastimosamente parece ha sido perdido para siempre.

Y no podía ser narrada con Clark Kent.

La historia con el Superman de Tierra-23, Calvin Ellis, luchando contra Lex Luthor, y luego de derrotarlo fácilmente logra encontrar la ultima invención del científico loco, una “meta-maquina de sonidos” que ha logrado encontrar la frecuencia adecuada para permitir el viaje entre dimensiones. Y en ese momento es que se abre el portal y salen Lois Lane, Clark Kent y Jimmy Olsen.


Pero hay algo diferente. Lois no tiene un ojo. Jimmy esta en llamas y Clark esta al borde de la muerte. Calvin se acerca a ayudar, pero Lois le dispara en el pecho, gritando que no tiene derecho a usar “ese símbolo” en su pecho.

Antes de continuar solo quiero pedir que se fijen en dos detalles de las imagenes que he compartido. En una vemos como este Superman es inmune a un arma impulsada por odio, y en la otra, vemos a este Superman decir que sin importar qué, esta aqui para ayudar.

Es recién luego de esto, que Lois empieza a narrar su historia.



En su mundo original, Clark; Lois y Jimmy eran científicos, y lograron crear una maquina que funcionara con ideas. Una maquina que podría darle vida a las ideas, que podría hacer que la melodía de sus pensamientos se volviera realidad. Crearon películas mentales, música, todo lo que pudiera ocurrírseles. Pero, dice, llevaron las cosas demasiado lejos.


Trataron de crear un campeón impulsado por un pensamiento redentor capaz de salvar el mundo, un mesías inventado, y decidieron llamarlo Superman en honor a Nietzche y George Bernard Shaw.

Pero su creación solo duro 25 minutos, no tenían energía para más. Pero durante esa breve estadia su Superman era bueno, puro e inspirador, al grado que utilizo sus cortos minutos de vida para dar un código de ética tan puro, simple y bueno que los hizo llorar. Pero, 10 minutos después, no podían recordar una sola palabra de lo que este había dicho.

¿No es así como sucedió? ¿No es así como sucede usualmente? Aquello dentro del ser humano, esa esencia pura y hermosa que solo desea hacer el bien solo parece ser capaz de manifestarse por periodos de tiempo demasiados breves y sublimes, y usualmente no podemos recordar claramente ese momento de inspiración y claridad. ¿Cuántas veces cada uno de nosotros hemos llegado a conclusiones de nuestras vidas y resoluciones de cómo hacerlas mejores, solo para descubrirnos días después cometiendo los mismos errores?

Lois continua, diciendo que fueron a una corporación para que los ayudara económicamente, pero lo primero que escuchan de estos empresarios es “¿Sabes cuanto este invento suyo podría valer?”



Pero ninguno de ellos esta interesado en el dinero, son jóvenes y desean ayudar. Clark responde que lo único que quiere hacer es cambiar vidas para mejor e inspirar a las personas. Lois añade que están frente a algo más grande que las estrellas de rock o cualquier cosa antes vista, que desean mantener los derechos sobre la marca Superman y que es importante que todos trabajen juntos para crear una figura inspiradora.

Los empresarios no lo ven así. Ellos van a tomar los riesgos, entonces los creadores deben vender su idea. Y al estar presionados por todos lados es lo que hacen, renuncian a los derechos.  Y ese es el origen de la “bestia Superman”.

Y esto resuena, ya que es algo muy parecido a lo que les sucedió a los creadores de Superman. Sin medios por donde distribuir su creación terminaron vendiendo la propiedad a 138 dolarés. La batalla legal de los herederos para recuperar los derechos del personaje continua hasta el día de hoy.

Y es que esta “bestia Superman” es al final el cumulo de todas las malas ideas respecto a la “marca”. Es la suma de todas las malas historias, todos los malos conceptos, todas las ideas erradas que se tuvo respecto a “Superman”. El Clark Kent de la otra dimensión explica que en realidad, la “maldición de Superman” es que este es quien uno desea que sea; que la gente de su mundo querían algo que los hiciera sentir “cool” y parte de un todo. Y la corporación le dio eso a la gente, no les dio un producto resultado de amor y creatividad, les dio una idea de lo que creían todos querían ver. “Un violento y problemático antihéroe sin rostro que esconde una trágica vida secreta, un icono global para comercializar.”


Esas son palabras sacadas literalmente de la misma historia. Y es difícil no ver los paralelos con el superman actual. Uno inicialmente perseguido por la policía, que tiene que lidiar con un mundo que no confía en el, con sus padres muertos. Con ideas que no deberían tener lugar en su historia. Con ideas que lo alejan por completo de lo que debería ser. Ese no es quien se supone Superman debería ser…pero es lo que obtenemos mes a mes.

Y en ese instante sale la bestia, más maquina que otra cosa, lista para destruir todo a su paso.

Y es Lex Luthor entre todas las personas quien dice la verdad absoluta, una de las muchas criticas que se encuentran en esta singular historia.

“¡Tú eres la esencia bruta, la bestia en Superman! ¡El presumido, abusador, fascista que vi todo este tiempo!”

Y realmente, es difícil discutir con él. Luthor tiene razón, a eso ha sido reducida la idea de Superman. Y eso me pone triste.

Luthor le explica a Superman que usando la matriz de la criatura podrá matarla pero el Superman de la tierra 23 solo le contesta que no cree en matar a sus enemigos, que debe haber otra forma.  Y ahí es cuando, usando solo la fuerza de voluntad, determina que el monstruo se quede encerrado. La idea corrupta debe volverse lo que demás deseen que sea, entonces, con tan solo fuerza de voluntad, Cal logra atrapar a la bestia entre los universos, librando a su mundo de la amenaza.

Lois no puede explicarse como ha podido suceder esto, todos los otros Supermanes del multiverso habían perdido contra la maldición, ¿Por qué este no? ¿Qué lo hace diferente a todas las otras versiones diluidas del hombre de acero?

Lois solo atrapa la mano de su salvador y lo mira a los ojos.

Este es el panel más inspirador, hermoso y triste de toda la historia. El que le da el origen al nombre de este post.


“Supongo que tú eres un Superman hecho de la forma correcta”

Y por supuesto que lo es. Es bueno, puro, dispuesto a luchar por la verdad y la justicia y listo para morir por el bien de los demás. Después de todo, lo primero que hace al ver a Clark al borde de la muerte y Lois en lagrimas; aún después de haber recibido un disparo de kryptonita por parte de esta, es acercarse, estirar la mano y decir “ No se quienes son, pero estoy aquí para ayudar”

¿Qué quiere decir todo esto? Obviamente, que el “monstruo” solo podía ser derrotado por un heroe puro, y que el Superman actual, el que podemos leer todos los meses, no es esa persona.  La historia nos hace pensar que tal vez nuestro Superman esta demasiado corrompido, demasiado alterado por el marketing y los deseos del publico como para volver a ser la clase de héroe clásico e inspirador que alguna vez fue. Que tal vez el mundo actual no sabe que hacer con verdaderos héroes, entonces solo desea seres imperfectos que los entretengan en vez de que les ayude a pensar y buscar algo mejor. Porque lo "bueno y simple" es aburrido. Así que necesitamos un universo alterno para recordar que es un verdadero héroe.

Y eso es un poco deprimente.

Excelente historia, hermoso mensaje. Pero aún asi, en contexto, triste.

Saludos.